lunes, 15 de diciembre de 2014

AL LLEROSOS DESDE PONCEBOS (Parte II: Beresna-Ostón y Canal de la Raya)

 CABEZO LLEROSOS DESDE PONCEBOS (PARTE 2)

DISTANCIA TOTAL: 13 KILÓMETROS
DESNIVEL ACUMULADO DE DESCENSO: 1.600 METROS

 ESTA ES LA SEGUDA PARTE DEL RECORRIDO DE NUESTRA SUBIDA AL CABEZO LLEROSOS DESDE PONCEBOS.

LA PRIMERA PARTE LA PODEIS VER AQUÍ:   http://losdelasclaras.blogspot.com.es/search/label/Ondon


El recorrido total es de gran longitud y dureza ya que en total son  23 kilómetros y 1.800 metros de desnivel

TRAMO 1:  CABEZO LLEROSOS - MAJADAS FUENTES Y OSTÓN - CANAL DE LA RAYA



Nos encontramos en la cumbre del Llerosos desde ella es importante ubicar bien la majada de Beresna hacia donde nos dirigimos.

  Si nos fijamos en dirección suroeste (en dirección a las altas cumbres del Cornión).  Entre nosotros y las amplias vegas de Vega Maor vemos una enorme cavidad, junto a ella está situada la majada de Beresna. Marquemos bien su posición porque una vez que descendamos el terreno nos hará perderla de vista (con niebla y sin gps es un terreno que no recomiendo en absoluto)



  Para llegar a Beresna descendemos en primer lugar por la vertiente sur a la Horcada de los Bueyes, donde tomaremos dirección oeste y seguir  los rastros de sendero prestando atención en los momentos en que éste se difumina entre las rocas.



El terreno se complica un poco, la senda apenas está jitada y en algunos tramos desaparece. Entramos en una zona de continuos sube y baja por hondonadas y pequeños jous y en algunos momentos perdemos las referencias visuales. Unas antiguas construcciones circulares nos indican la proximidad de la majada.

Majada de Beresna (1.600 m.)


Nos sorprende el gran número de cabañas que tenía esta majada a pesar de la dificultad de su emplazamiento.  Habitada por los pastores de Inguanzo, en verano llegaba a ser un auténtico pueblo.



Aquí se elaboraba un queso especial, muy duro y ahumado con la quema de inabios y gorbezos. Es un rincón precioso, adornado con el pico que vemos y la gran cueva. En ella se curaba el queso. Merece una visita muy detallada


El hueco principal de la cueva donde debía refugiarse el ganado y donde se aprecian otras construcciones interiores para protección de los animales.


En una abertura menor situada a la izquierda y muy cerca de un peligroso argayo que nos llevaría a las profundidades de la cueva.  Encontramos otra construcción de piedra y dentro de ella observamos las estanterías de madera, ya totalmente podridas por el paso del tiempo y la humedad, donde se depositaban los quesos para su maduración.



Desde Beresna continuamos en dirección sur, saliendo por la izquierda de la cueva. 

 Al otro lado de la pequeña elevación que cierra la majada por su vertiente sur, nos encontramos con un descenso por inclinadas llambrias.  Si buscamos un poco, encontramos que por estas llambrias discurre una senda relativamente marcada.
Para superar este delicado terreno se instaló en la llambria una armadura pero que practicamente ha desaparecido, de ella solo queda una pequeña muestra. ¡Ojalá se conserve!.
 Se trataba de colocar una losa sobre la llambria, sujetada encima de una traviesa o arrudo, para favorecer el paso de las vacas, hoy la gran losa ha caido y la traviesa ha quedado descuvierta


Nuestro próximo objetivo será la majada las fuentes. Para descender hasta ella no dimos con ningún sendero y el recorrido que os marco, quizá no sea el mejor pero fue el que tomamos.  

Como punto de referencia la pequeña cumbre más oriental de esta zona de jous, el Cueto Argumosu el cual hemos de dejar a nuestra izquierda.




 Esta senda que baja de Beresna fue muy utilizada porque comunicaba las cabañas de Beresna con estos lugares de pasto inferiores de Beresna de Abajo, resguardado por el picudo Cueto La Cistra. Aquí se conservan restos de rediles como el que vemos en la foto.



Como os comento dejaremos el Cueto Argumoso a nuestra izquierda, y nos acercaremos a otra pequeña elevación que vemos al sur de nuestra posición:  Se trata del Cabeza Les Juentes o Fuentes.


Llegamos junto a la pequeña elevación de la Cabeza las Juentes y en este punto vimos restos de senderos que se dirigían dirección sur (linea roja), pensamos que la majada estaba al otro lado de la pequeña rampa que teníamos a superar.  Pero estábamos algo desorientados y realmente la majada se encontraba a nuestra derecha (linea amarilla).... 


Nos damos cuenta del error y vamos girando a nuestra derecha pero nos metemos en un terreno algo complicado, con zona de pequeñas simas (y no tan pequeñas como la que vemos en la foto) y llambrias tapadas de vegetación que hacen complicado el avance.



Por fin alcanzamos la majada y vega Las Fuentes (1.400 m.)  Su topónimo indicaba a las claras la existencia de una fuente y si que la hay pero está muy escondida.  Se encuentra en el lugar donde os señalo en la foto.


La fuente no es otra cosa que un pequeño manantial que brota de la roca y recogida en un pequeño cuenco rocoso.  Si tenemos la suerte que el ganado no haya manchado el manantial podremos beber de sus frescas aguas.



La situación de la majada es preciosa.  Y disfrutamos un largo rato de las hermosas vistas que hay en este fantástico lugar.  Continuáremos el recorrido saliendo al suroeste de la majada (derecha en la foto)
 

Al otro  del jou donde se encontraba la majada las Fuentes, el terreno desciende de forma acusada hacia el marcado valle de Ostandi.  Al fondo vemos las praderías donde se asienta la preciosa majada de Ostón.


Podemos bajar directamente al fondo del valle de Ostandi, o como hicimos nosotros seguir en diagonal los restos de senderos del ganado, acercándonos poco a poco al fondo del valle.



Alcanzando el valle de Ostandi.


No podemos apartar la vista de lo que tenemos delante nuestra.


El recorrido para bajar al fondo del Cares se puede hacer a través de dos canales que parten desde las proximidades de Ostón.
Una es la canal de la Raya, que es la que tomaremos nosotros y que se encuentra al norte de la majada (izquierda de la foto) y que se puede considerar como la continuación del valle de Ostandi.
Si tomamos esta no tenemos falta de ascender hasta las cabañas de Ostón aunque la belleza de esta majada hace recomendable el pequeño esfuerzo.

La otra canal por la que podremos bajar sin problema al fondo del Cares es por la de Cueliembro que sale al sur (derecha de la foto) de la majada de Ostón.  El sendero que desciende por esta canal es mucho más sencillo y más marcado que el de la canal de la Raya (aunque el descenso de esta última, como ahora veremos, no entraña ninguna excesiva dificultad)


praderías de Ostón (980 m.), con sus cabañas bajo la puntiaguda silueta de la Peña (1.060 m.). 


Regresamos nuevamente al fondo del valle donde arranca la Canal de la Raya.  Vemos como a la altura de Ostón.  Se divide en dos valles separados por una pequeña cumbrera alomada.
El valle de la izquierda es realmente la canal de la Raya, en cuyos primeros metros encontraremos una buena fuente-abrevadero indispensable en los rigores del caluroso verano.  No obstante hemos de abandonar la canal ya que más abajo se hace impracticable.

Tomaremos más bien la loma o la vallina menos marcada de la derecha para continuar nuestro descenso.



El terreno es cómodo para descender y aunque no hay sendero definido no tiene pérdida alguna al seguir descendiendo por la inclinada pradería, siempre paralela a la canal de la Raya, que discurre a nuestra izquierda  a la vez que tenemos ya unas  impresionantes vistas sobre la garganta del Cares.


La zona de praderías termina y la pendiente se acrecienta y se precipita en dirección a la garganta del Cares,  en este tramo el sendero se define más y suaviza el fuerte desnivel en continuos zig-zag


Al llegar a las primeras encinas del Monte Ardinal (750 m.)  el sendero empieza a girar a nuestra izquierda buscando la canal de la Raya


El sendero se introduce en el monte Ardinal


Estamos sin duda en una de los más aéreos y hermosos miradores que se pueda tener sobre la garganta del Cares.
Para los nostálgicos, comentar que por aquí bajaron El Cainejo y Pedro Pidal, el día anterior a su proeza de ascender el Urriello del 5 de agosto de 1.904.


El sendero abandona el monte Ardinal y gira aún más a nuestra izquierda para decididamente entrar en la canal de la Raiz.  Atravesaremos en diagonal una muy pendiente ladera herbosa en la que es importante no perder el sendero que se desdibuja en estos momentos.


 Los últimos metros restantes hasta alcanzar el fondo de la canal son los más delicados.   Unos cortos tramos de sedos algo aéreos y donde la maleza nos puede estorbar, requieren que prestemos más atención que en el resto del descenso.  Pero en ningún  momento se puede calificar de descenso complicado.  Una vez en el fondo de la canal (640 m.),  es solo descender por ella, ya sea en algún momento por la pedrera o en otros por un marcado sendero que desciende zigzageando por ella.


Nos restan 200 metros de fuerte desnivel en el  descenso por el fondo de la canal para alcanzar la Senda del Cares.


TRAMO 2:  SENDA DEL CARES - CANAL DEL ESCALERO - SENDA INFERIOR DEL CARES.

Alcanzamos la Senda del Cares a la altura de La Viña.
Por mucho que la transitemos o conozcamos esta garganta del Cares siempre nos parecerá preciosa.


Acercándonos a la ascensión a los Collados


A modo de historia, comentar someramente que la primera de las obras faraónicas que aquí tuvieron lugar fue la de la construcción del Canal del Cares.

Este canal es el que lleva las aguas desde Caín hasta Camarmeña para desde este último pueblo precipitarse a través de una tubería hasta la central eléctrica de Poncebos para poner en acción las turbinas generadoras de corriente eléctrica.
Las obras de la canal de captación de aguas se iniciaron en el año 1.916 y las mismas se realizaron a base de maza y punterola. Solamente se utilizó compresor en los túneles de los Collados. Participaron en las obras más de 500 obreros fundamentalmente gallegos e incluso portugueses, la mayoría de ellos barrenistas, así como gentes de la zona. Murieron en la obra por accidente 11 personas. El canal se terminó de construir en septiembre de 1.921 y un año después la central de Poncebos empezó a producir energía.



La senda con su trazado actual fue construida 25 años después (entre
el 12 de septiembre de 1.945 y el mes de junio de 1.950) y su finalidad fue la de permitir el mantenimiento y limpieza del canal. 
Quien les diría a aquellos afanados trabajadores que esa obra sería uno de los principales reclamos turísticos de nuestra región.



Antes de llegar a la pequeña ascensión a Los Collados, descenderemos por la canal del Escalero, enorme pedrero que cae sobre el Cares y por el que un pequeño sendero desciende hasta sus orillas.


Tras cruzar la canal del Escalero el sendero desciende por un bonito "sedo".



El descenso termina al llegar a un ,marcado camino que discurre paralelo al Cares.
Este camino inferior de la Garganta,  es una tranquila y solitaria alternativa a la masificada Senda del Cares. Este camino horizontal era un antiguo proyecto, por suerte no llevado a cabo, que pretendía construir una carretera que uniera Poncebos con Valdeón.  De ese proyecto se conserva varios kilómetros de la caja de la futura carretera.


El camino, que posteriormente se convierte en una ancha pista que llega hasta Rexes donde arranca el tramo asfaltado que nos llevará hasta Poncebos.  Ya en Poncebos, un problema en el canal convirtió un torrente casi seco en una improvisada pero espectacular cascada.