miércoles, 25 de marzo de 2015

CHIANG MAI PRIMER DÍA ( TAILANDIA DIA 7)

PRIMER DIA EN CHIANG MAI (VIAJE A TAILANDIA Y MALASIA DIA 7)


AQUÍ PODEIS VER EL RESTO DE ENTRADAS DE ESTE VIAJE  


http://losdelasclaras.blogspot.com.es/search/label/Tailandia


Llegamos a Chiang Mai sobre las 21 horas.  La estación está algo a las afueras por lo tanto tuvimos que coger un songthaew, que son las furgonetas rojas que veremos por todas partes en Chiang Mai.
Tras el correspondiente regateo nos llevó a la zona centro, el insisitirá en llevaros a algún alojamiento concreto (está claro que llevan comisión), no hace falta que le hagáis caso ya que  la oferta de alojamiento es tan grande que no tendréis problema para encontrar algo para dormir aunque lleguéis tarde, por lo menos en el mes de abril...


Lo que si hicimos nada más llegar fue probar unas delicias en uno de los numerosos restaurantes vegetarianos que hay en Chiang Mai.  La oferta para comer es enorme y para todos los gustos.






Simplificándolo mucho  podríamos decir que la ciudad de Chiang Mai tiene dos partes:
  • El casco histórico, que es una zona cuadrada en el centro rodeada de un muro y un foso fue El Rey Mengrai, fundador de la ciudad en 1296, quien construyó este foso y su muro alrededor de la misma para protegerla contra las incursiones de los birmanos. 
  • Todo lo demás


Aunque se considera la zona turística, en el centro de Chiang Mai también viven muchos Thais   y por las calle nos encontramos con una mezcla perfecta entre lugareños y viajeros.  El ambiente es fantástico tanto de día como de noche si te gusta la fiesta, aunque en este caso esta fiesta si que está diseñada para el turista.

El alojamiento lo teníamos situado en la calle Mong Mueng
 


En el inicio de esta calle  tenemos un pequeño mercado muy interesante, un rincón de este centro de Chiang Mai que entremezcla el turismo y la vida cotidiana Thai.
El pescado bien fresquito....



 Arroces de todas las variedades posibles...



Y un gran número de frutas exóticas.









Aquí no se libra nadie del calor...




Después de la breve parada en el mercado, nos dispusimos a recorrer el centro de la ciudad
Es una zona con mucho movimiento y bullicio perfecta para pasar una mañana recorriéndola a pie, en bici o en moto. Veremos varios templos. Nosotros nos paramos a visitar el de Wat Chang Mun.
El Templo de Wat Chiang Man en la calle de Ratchaphakhinai es el templo más antiguo de Chiang Mai y fecha de 1296 cuando se fundó la ciudad como la capital por el rey Mengrai. 




Tiene dos figuras de Nagas(Serpientes)  en la escalera de entrada



El viharn menor se apoya sobre pilares de madera de teca y contiene dos pequeñas pero preciosas imágenes de Buda en un trono: El Buda de Cristal (Phra Sae Tang Khamani) y el Buda de Mármol (Phra Sila Buddha). Se cree que, probablemente, desde el siglo 14, el Buda de Cristal perteneció a la reina Chamathewi de Lamphun, esposa del rey Mengrai.
El Phra Sila Buddha data del siglo octavo y probablemente proviene de Ceylan. En su interior se encuentra una representación del elefante Nalagiri que se cree que tiene el poder para atraer a la lluvia. Es el centro de un festival en el templo el día 1 de abril de cada año.




Detrás está el Chedi Chang Lom (estupa rodeada por elefantes) fue construido en el siglo 15 y restaurado en el siglo 19. Es una combinación única de piedra gris con oro resplandeciente. La parte inferior es de piedra y está decorada con elefantes de estilo cingalés.







Avanzada la mañana decidimos coger  un songthaew para hacer un circuito que incluía una zona de talleres y tiendas artesanas, luego visitar una pequeña cascada a las afueras de Chiang Mai y concluía con la visita al templo de Wat Phrathat Doi Suthep.  Acordamos un precio de 200 bath la hora para los 5 que íbamos.

Comenzamos con la visita a estos talleres y tiendas artesanas.  Unas más interesantes y otras para mi totalmente innecesarias.

La primera que visitamos fue una fábrica de sombrillas ,donde se hacia todo a mano.








La siguiente  visita fue una fábrica de seda.
Este lugar en concreto, a parte de poder admirar y comprar gran cantidad de productos de la mejor seda, podemos ver el proceso desde el inicio, es decir, desde el gusano de seda. 


Podemos ver como extraen la seda del capullo y como pasa a los telares para la elaboración de las telas.


Hoy día, la industria de la seda en Tailandia se concentra principalmente en el noreste debido a que la tierra es ideal para el cultivo de moreras, el principal alimento de los gusanos, y la seda se produce en unas condiciones climáticas favorables basada en métodos tradicionales. Familias poseen sus propios huertos de moreras y crían gusanos de seda en sus casas y cuando finaliza el ciclo de formación de los capullos, los campesinos los venden  a estas fábricas.



La artesanía de la seda se perpetúa de generación en generación combinando técnicas seculares y modernas, contribuyendo con la prosperidad económica del país, y a pesar de que la popularidad de la seda tailandesa ha disminuido, sigue siendo muy apreciada por su calidad y precio.





La visita por supuesto termina en la tienda correspondiente de enormes dimensiones donde podemos encontrar cualquier producto fabricado con seda.

La siguiente visita fue una fabrica de joyas, para mi ya de menor interés, donde te hacen una pequeña visita por el taller donde trabajan las joyas y luego a la correspondiente tienda (esta si cabe aún más gigantesca donde un gran número de dependientas te intentarán vender alguna de las miles y miles de joyas que tienen expuestas.

Terminado el tour artesano fuimos a visitar la pequeña cascada de Huay Kaew.  Muy cercana a la ciudad de Chiang Mai, no es ni mucho menos una cascada bonita.  Pero cuando la temperatura ronda los 40 grados sabe a gloria introducirse a la sombra de la selva que circunda la cascada



Y mucho más apetecible es refrescarte en sus frescas aguas  (un poco turbias por el número de niños que tenían las mismas ganas que nosotros de pegarse un chapuzón.






 
Al menos en la base de la cascada el agua era limpia




 La última parada la realizamos en el templo de Doi Suthep
El Wat Phra That Doi Suthep,  Se encuentra a unos 18km del centro de la ciudad, a unos 1073 metros de altura. Dicen que fue construido en 1383, durante el Reino de Lanna (uno de los reinos del norte). Cuenta la leyenda que fue un elefante, enviado con el propósito de llevar una reliquia y escoger el lugar en el que se edificaría el templo, quien después de dar tres vueltas sobre sí mismo, murió dónde hoy se encuentra el templo. Eligiendo así el emplazamiento del mismo.
Lo primero que veréis es que podéis elegir entre subir 300 escalones o tomar un funicular para llegar a la cumbre. La escalera flanqueada por serpientes (nagas) es una de las zonas más pintorescas del templo, pero con el calor reinante, y el cansancio de un día largo de visitas nos decidimos por el funicular.

Una vez arriba si vamos hacia la derecha veremos que hay una fila de campanas, que se dice traen buena suerte si se hacen sonar.




Al extremo contrario a la entrada encontramos  un magnífico mirador sobre la ciudad de Chiang Mai pero por desgracia entre mediados de febrero y finales de abril, los campesinos de la zona se dedican a la ilegal quema de campos y se genera mucho humo, así que poco pudimos ver.


En el templo hay un centro budista   que ofrece cursos de meditación y vipasanas (una de las técnicas de meditación más antiguas de la India).




El punto fuerte del templo  es  un chedi del siglo XIV cubierto de placas doradas y flanqueado por cuatro sombrillas doradas. 







Doi Suthep es uno de los templos más venerados del país. Y eso se notaba en la gran afluencia de fieles realizando el
wian tian, que es una procesión en la que se camina tres veces  alrededor del chedi en el sentido de las agujas del reloj mientras se porta una o dos velas, tres inciensos y flores (normalmente un loto), que son ofrecidas a Buda al finalizar el recorrido.